Pecados: Adulterio-Fornicación

Sexo fuera del Matrimonio (Adulterio y Fornicación)

Que implica tener sexo fuera del matrimonio? 
1. Implica: Desobedecer a Dios, sus mandamientos, en una posición clara de falta de temor, de indiferencia o desafío.

2. Implica: contaminación espiritual muy grave. En CADA RELACIÓN SEXUAL hay transferencias de todo tipo de cosas. En lo espiritual se transfieren de una persona a la otra los inmundos, las maldiciones y hasta los pecados de uno, llegan a ser parte de la otra persona, por cuanto son “una sola carne”.

3. Implica: desfragmentación del alma. Cuando una persona ha tenido amantes, ocurre algo así como que cada amante se llevó “un pedacito de su alma”, por cuanto en la unión sexual se tornaron “una sola carne” o “se fundieron en un solo ser ”; entonces las almas quedaron pegadas, fusionadas, ligadas una a la otra.

Esto es lo que produce un malestar inexplicable contínuo y por supuesto, muchas de las bendiciones de Dios no podemos recibir cuando tenemos malas ligaduras del alma.
El alma de la persona se desfragmenta en tantas partes como amantes haya tenido, en consecuencia el alma de la persona podría quedar separada en varios fragmentos para siempre.

En el momento de la oración de autoliberación vamos a pedir a Dios que vuelva a unir el alma a su conformación original, y que el alma quede totalmente integrada de nuevo.

4. Implica: que la descendencia será afectada por maldición de adulterio y/o fornicación y/o cualquier tipo de inmoralidad sexual. Cuantas veces hemos visto que los mismos pecados sexuales que los padres han cometido,  cometen otra vez los hijos.  El incesto es una plaga generacional, los abusos sexuales entre parientes, la homosexualidad, la promiscuidad, los divorcios, el adulterio, papás o mamás solteros, van a tener hijos que van a seguir el mismo camino y peor aún, porque las maldiciones se van retorciendo cada vez más al paso de las siguientes generaciones.

Un hogar donde hay un cónyuge infiel, tendrán hijos que van a pasar prácticamente por lo mismo, porque se le dió derecho a satanas en esta área. Todo derecho legal entregado a satanás va a hacer estragos en nuestras vidas y en la vida de nuestros hijos. No lo tomemos livianamente. Cada equivocación y pecado nuestro va a tener consecuencias sobre la vida de nuestros hijos. Y no por causa de Dios, es por causa del diablo, quién de día y noche acusa y reclama los derechos legales que se le ha dado cuando pecamos.

Estadísticamente, las ligaduras de alma que más difíciles son de romper son las que se forman cuandouna mujer se enreda con un hombre casado. No hay algo más denigrante para una mujer que ser la amante de un hombre casado y vivir en las sombras, siendo siempre la segunda y la incondicional.
MUJERES!! No habrían hombres infieles si nosotras tememos a Dios y tenemos dignidad!! 
Tomemos conciencia y no accedamos a caer con un hombre casado!! Es morir en vida, trae tanta maldición. Si éste es tu caso, determina hoy dejar esa relación adúltera  y abominable para delante de Dios y ordena tu vida!! Tus generaciones futuras te lo van a agradecer.

Otras de las ligaduras muy difíciles de romper también son las ligaduras de alma que se dan entre homosexuales. Hay muchas personas atrapadas en una relación homosexual que detestan y no pueden salir de ella, ni tienen fuerza para hacerlo.

Dios no prohibió las relaciones sexuales fuera del matrimonio porque sí nomás. La prohibió 
porque en el diseño de su creación, cuando nos hizo a nosotros, estableció que el matrimonio sería SAGRADO, y que habría una unidad y un lazo espiritual entre los cónyuges, que es muy diferente a cualquier otro tipo de relación entre dos personas. Esto con el fin de  preservar nuestro linaje, nuestras generaciones futuras.

Cualquier relación sexual que se haya tenido fuera del matrimonio necesita una oración de autoliberación, para quebrar, deshacer toda influencia y poder, que trajeron sobre nuestra vida, el habernos unido con una persona en forma ilícita (fuera del matrimonio).

Toda relación sexual fuera del matrimonio implica que ahora estamos cargando con los inmundos, las maldiciones y los pecados de la otra persona y solo se es libre de esto, haciendo una oración de renuncia y promesa de mantenernos puros sexualmente.

Las consecuencias de la mala ligadura del alma son la ruina, perder el rumbo, enfermedades que van y vienen, malestares, las cosas no salen, pérdidas, estancamiento, mucho sufrimiento, tormento emocional, falta de paz, opresión, culpa, violencia doméstica, hijos que se van descomponiendo, etc. 

Si tú estas en adulterio, nunca vas a poder tener buenos amigos ya que si uno traiciona, llega la traición también. Satanas pasa una factura muy alta  por enredarse con el.
Dios aprueba el sexo SÓLO dentro del matrimonio. 

____________________________________

El adulterio, un negocio en auge

"Llenamos un vacío enorme en los corazones de los hombres y las mujeres casadas", dice una de las agencias de citas por internet.
Al engañar a su pareja con la ayuda de Internet, Jinky se vengó y Greg rompió con la rutina: el adulterio, tentación inmemorial, también es un negocio en auge, con un verdadero mercado de sitios web que lo facilitan y de dispositivos que lo rastrean.
"La vida es corta. Tenga un amante". Con este lema, "AshleyMadison.com", con sede en Toronto (Canadá), causó un escándalo cuando fue lanzado en 2002. Desde entonces, decenas lo imitaron con nombres más evocadores, como "DatingForCheaters.com" (citas para infieles) o "HeatedAffairs.com" (tórridas relaciones).
"El adulterio siempre ha existido", dice a la AFP Noel Biderman, director ejecutivo y fundador de Ashley Madison, quien asegura que los sitios web de citas tradicionales siempre han sido "invadidos por quienes buscan una relación extraconyugal".
Con un sitio dedicado a los amantes, "llenamos un vacío enorme en los corazones de los hombres y las mujeres casadas", asegura el jefe de esta empresa, que se atribuye 25 millones de miembros en 35 países y 100 millones de dólares de volumen de negocios en 2013.
Según las cifras publicadas por el Journal of Marital and Family Therapy, una revista de terapia matrimonial y familiar, el 22% de los hombres y el 14% de las mujeres han engañado a sus parejas al menos una vez durante su matrimonio.
¿La existencia de sitios así alentó la infidelidad? Es difícil saberlo sin "datos reales", dice Pepper Schwartz, profesora de sociología especialista en parejas en la Universidad de Washington, noroeste de Estados Unidos.
"Pero creo que sí, porque muchas personas tienen ganas de tener una relación extramatrimonial, pero no tienen la más mínima idea de cómo hacerlo o cómo hacerlo de manera segura", señala.
Una "libido exigente"
Eso es lo que le pasó a Jinky, una mujer de 29 años que vive en Singapur, donde vio un anuncio de "DatingForCheaters.com". "Casada a los 18 años por mis padres con un hombre mayor, descubrí que me estaba engañando", cuenta en un correo electrónico a la AFP.
Por eso decidió inscribirse y tuvo aventuras. "Me hizo revivir", señala la joven que asegura haberlo hecho "sobre todo por venganza".
Jóvenes, viejos, hombres, mujeres, ricos, pobres, diplomados o no, los clientes parecen venir de todos los ámbitos -con una mayoría de personas de 40 años y en especial de hombres, de acuerdo con Ashley Madison- y por todas las razones posibles.
"Algunos vienen por el sexo, porque no lo tienen con una pareja que les gusta y no quieren dejar, otros porque no se contentan sólo con un compañero, y otros por aportarle un momento de locura a su vida o por compartir algo sexualmente bizarro", dice Schwartz.
Así, Greg, de 45 años, dice que se hubiera divorciado sin los encuentros que "llenaron un vacío en mi vida sin romper mi familia". Para Stephanie, de 28 años y una "libido exigente", también fue una solución: Era "poco realista e incluso injusto depender de una única persona para satisfacer mis necesidades", afirma.
Acusados de "corrupción", los sitios se defienden.
Sus clientes "son adultos", asegura Jay Thompson, portavoz de "DatingForCheaters", que cuenta con 3 millones de socios y una facturación de 18 millones de dólares.
"La gente es libre de elegir lo que quiere, sobre todo en materia de sexualidad", agrega Biderman. "Una relación extramatrimonial requiere dos componentes: conocer a alguien y no ser descubierto. Yo los proporciono. No recibo un bono cuando el vínculo termina en un dormitorio".
Sin embargo, los que engañan a su pareja pueden ser rastreados. Una vez más, el mercado se ha beneficiado de los adúlteros: cámaras espía, aplicaciones que almacenan SMS en los teléfonos móviles, e incluso kits para detectar semen están a la venta para desenmascarar a los infieles.
Jeffrey Jurist ofrece aparatos para localizar cualquier vigilancia. Dueño del sitio "SpyAssociates", estima que un tercio de la facturación de su compañía se debe al adulterio. "La codicia, el miedo y la lujuria son industrias en constante crecimiento", apunta.
QUÉ DICE LA BIBLIA AL RESPECTO
 ADULTERIO. 
En sentido particular y literal, relación sexual entre un hombre casado y una mujer que no es la suya, o entre una mujer casada y un hombre que no es su marido. 
La poligamia con mujeres de razas inferiores y concubinas no era considerada como adulterio bajo la ley de Moisés, y, sin embargo, una debía ser siempre la mujer principal. 
El adúltero con mujer casada era castigado con pena de muerte, por la ofensa que ello representaba para el marido legítimo; en cambio, la relación sexual con una joven soltera tenía como sanción el tener que tomarla forzosamente por concubina y tratarla con las mismas consideraciones que a la mujer propia o a las otras concubinas si las había (Éx. 22:15). En el caso de mujer casada la pena era de muerte, sentido indirecto (Éx. 20:14; Lv. 20:10; Dt. 5:21).
Según el Sermón de la montaña, toda impureza sexual de pensamiento, palabra u obra es considerada como adulterio (Mt. 5:27–28).
 La palabra «codiciar» tiene, empero, un sentido de desear intensamente y recrearse voluntariamente en pensamientos pecaminosos, y no significa una simple mirada a una mujer bella como admiramos las flores, las montañas o una puesta de sol. 
Jesús exige aquí un control voluntario de los sentidos, que nos podrían conducir a situaciones que más tarde querríamos haber evitado. No es que Cristo ponga al mismo nivel el adulterio carnal con la simple observación de una mujer, sino que nos previene para que no caigamos en la tentación.
En sentido simbólico, la adoración de dioses falsos es considerada como una traición al pacto contraído con Jehová (Jer. 3:8–9; Ez. 23:37–47; Os. 2:2–13). Dios exige que nuestro amor para con Él sea total, como el esposo lo exige a la esposa que le ha jurado fidelidad.

La Escritura prohibe el adulterio para salvaguardar especialmente la santidad del hogar y la familia (Ex. 20:14; Dt. 5:18). 

El pecado es descrito más específicamente en Lv. 18:20: «Además no tendrás acto carnal con la mujer de tu prójimo, contaminándote con ella». La falta era considerada tan grande que su pena era la muerte (Lv. 20:10; Jn. 8:5). Mientras la ley de Moisés no especificaba en qué forma debía ejecutarse la pena, el NT dice que era por lapidación: «Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres» (Jn. 8:5). En Dt. 22:22 no se prescribe el modo de ejecutar el castigo de un adúltero, aunque en Ez. 16:40; 23:43–47 se menciona la lapidación como el castigo apropiado. Así también en Dt. 22:23s., se dice que una mujer desposada que cometa adulterio debe ser lapidada junto con su cómplice. La tradición judía nos comunica que a veces el castigo era infligido por estrangulación.

Dado que la pena de muerte sólo podía caer sobre la persona «sorprendida en el acto mismo de adulterio» (Jn. 8:4), si un esposo sospechaba que su esposa había cometido adulterio, ella tenía que ser sometida a una prueba para establecer su inocencia o bien dejar manifiesto, por el juicio divino, de que había pecado (Nm. 5:11–31).

Aunque la ley divina consideraba el adulterio como un crimen repugnante (Job 31:9–11), no pudo ser desarraigado y más bien con frecuencia hombres y mujeres fueron hallados culpables de esta grave ofensa (Job 24:15; 31:9; Pr. 2:16–19; 7:5–22). Aun David fue culpable de adulterio y, como resultado de este pecado, de homicidio (2 S. 11:2–5), de lo cual, sin embargo, él se arrepintió profundamente (Sal. 51:1ss.). El adulterio invadió la tierra, especialmente por la influencia de profetas y sacerdotes paganos (Jer. 23:10–14; 29:23).

Aunque las leyes penales de la Escritura sólo consideraban los casos en los que se violaba de hecho el mandamiento de la pureza sexual, la ley moral también condenaba las prácticas de adulterio que se cometían con los ojos y el corazón (Job 31:1, 7). 

Fue Jesucristo quien, en el Sermón del Monte, hizo un énfasis especial en este tipo de transgresión. 
En Mt. 5:28 él declaró culpable de adulterio a la persona que tan sólo miró a una mujer para cometer adulterio, ya que cometió adulterio en su corazón. Igualmente severo fue el Señor al reprender a los hipócritas que condenaban el adulterio mientras ellos mismos eran culpables de impureza sexual (Jn. 8:7). Con todo, mientras reprobó a los acusadores impíos, no condonó el pecado de la adúltera cuando la despidió con el mandamiento de ir y no pecar más (Jn. 8:11).

Sus palabras deben ser tomadas como la solemne absolución de un pecador arrepentido.

Cuando nuestro Señor testificó en contra de las prácticas de divorcio tan relajadas de los judíos, quienes interpretaban con mucha soltura Dt. 24:1–3, (interpretación sugerida por Hillel, un rabino), declaró que la única causa que podía justificar un divorcio era el adulterio (Mt. 5:12; 19:9), apoyando en este respecto a la escuela más estricta del rabino Shammai, quien también limitó el divorcio al adulterio. 

Ya que es uno de los vicios más prevalecientes de la humanidad pecadora, el adulterio siempre será una de las continuas ofensas que se hallarán entre los hombres. Por esta razón, el NT advierte ardientemente contra este pecado (1 Co. 6:9; Heb. 13:4; Stg. 4:4). A causa de la corrupción del corazón humano, corresponde a cada cristiano orar diariamente y con gran seriedad la oración penitente de David (Sal. 51:2, 10–12).

________________________________________________________________________


Afganistán: mujer recibe 100 latigazos por adulterio


El supuesto amante fue sometido al mismo castigo. La sentencia se ejecutó en público y fue grabada por los espectadores

Una mujer de Afganistán fue declarada culpable de adulterio y a manera de castigo recibió 100 latigazos. Su supuesto amante también fue sometido a la misma brutal sanción.

La sentencia fue aplicada por el gobierno de la provincia de Ghor. El castigo fue público, por lo que gran cantidad de personas se congregó en una plaza y algunos grabaron el hecho, que luego fue divulgado por la televisión local. 
Las imágenes muestran a una mujer cubierta de la cabeza a los pies por un burqa y a un hombre que reciben el castigo con látigo por parte de un sujeto que lleva turbante.
Ambos permanecen agachados durante todo el castigo y aparentemente soportan el dolor y no gritan.
"Tuvieron relaciones hace mucho tiempo, pero fueron detenidos a principios de este mes", indicó un portavoz del gobernador de Ghor, Seema Jowenda. "Su castigo está basado en la sharia y enseñará a otros una lección", añadió.
Un juez local dijo que la pena está en línea con la Constitución y el Código Penal. Según la agencia afgana Jaama, los sancionados son Ahmad, de 21 años, y Zarmina, de 22 años, quienes han sido puestos en libertad tras recibir el castigo. Según este medio, que cita al tribunal que los ha condenado, la pareja tiene un hijo producto de su relación.
Las flagelaciones y ejecuciones públicas solían ser frecuentes bajo el régimen de los talibanes, que impusieron una estricta interpretación de la sharia de 1996 hasta el 2001, cuando fueron derrocados por los talibanes.
ENFOQUE BÍBLICO

¿Qué dice la Biblia sobre el adulterio? 

5 Lecciones Importantes

En los informes de la infidelity.com dice que el 57% de los hombres estadounidenses y el 54% de las mujeres estadounidenses admiten haber cometido infidelidad en una relación en la que han estado involucrados, esto mismo informes dicen que el 53% de los matrimonios estadounidenses terminan en divorcio y que el 74% de los hombres y 68 % de las mujeres dice que tendría una aventura si sabrían de antemano que nunca serían descubiertos. Estas estadísticas son deprimentes, por decir otra cosa más fuerte.

¿Qué dice la Biblia sobre el adulterio?

El adulterio no es sólo un pecado en contra de su pareja, es también un ataque contra la santidad del matrimonio, y una línea de conducta que puede causar estragos en las vidas de muchas personas. El adulterio es un pecado contra Dios y contra uno de los cónyuges
Diccionario en línea Webster define “adulterio” como: 1″la relación sexual voluntaria entre un hombre casado y alguien que no sea su esposa o entre una mujer casada y alguien que no sea su esposo” .2 También se conoce como la infidelidad . El adulterio no es sólo un pecado en contra de su compañero, pero un ataque contra la santidad del matrimonio, y una línea de conducta que puede causar estragos en las vidas de muchas personas. El adulterio es también un pecado contra Dios.
Los fracasos matrimoniales, y muchas otras cosas destructoras,  existen por causa del pecado. Existen porque los seres humanos han decidido que su camino es mejor que el camino de Dios. Ellos han decidido que el cumplimiento de sus deseos es más importante que obedecer y glorificar al Creador / Sustentador del universo. Sin embargo, el cristiano tiene que aprender lo que la Biblia dice sobre el adulterio con el fin de verlo de la forma en que Dios lo ve. Sólo cuando cambiamos nuestros puntos de vista en línea con la opinión de Dios, podemos vivir, una vida bienaventurada y plena en todos los sentidos.

En el Antiguo Testamento, Dios declaró que el adulterio sea un pecado castigado con la  Muerte

Cuando Dios apartó una nación para ser su pueblo especial, les dio una serie de pautas básicas para la vida. Ellos fueron la base para todas las otras leyes que les daría. Estas leyes eran un registro escrito de la manera en que Dios espera que su pueblo se comportara. El séptimo mandamiento que Dios dio a su pueblo fue: “No cometerás adulterio” (Éxodo 20:14). Dios sabía que el corazón de la humanidad, naturalmente, era la de cumplir con todos sus deseos carnales. Dios dio las leyes para hacer sus santas normas claras.
Dios considera el adulterio como un pecado tan terrible que se castigaba con la muerte. “Si un hombre comete adulterio con la mujer de su prójimo, tanto el adúltero y la adúltera será condenado a muerte” (Levítico 20:10; cf. Deuteronomio 22:22). Si alguna vez pensamos que Dios toma el adulterio o cualquier otro pecado, a la ligera, debemos recordar que las sanciones y castigos Él les asignaba.

El adulterio no es sólo una acto externo

“Ustedes han oído que se dijo: ‘No cometerás adulterio’. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón ” ( Mateo 5:27-28). Esto nos dice que el adulterio puede tener lugar dentro del corazón [mente] y es tan pecaminoso como un acto externo. El pecado de la mente no puede afectar a tantas otras personas, familias y amigos como el acto físico exterior, pero sigue siendo una afrenta un pecado a la santidad de Dios. Esto se aplica también a la pornografía en nuestra cultura. A menudo se decía ser un “delito sin víctimas”, la pornografía hace daño al corazón de la persona involucrada en el mismo, y, a menudo a los que le rodean / ella, es devastadora. La pornografía y el adulterio a menudo van de la mano.

El adulterio se mantendrá fuera del reino de Dios

En Primera de Corintios 6:9-10, el apóstol Pablo enumera algunos pecados que, de continuar en sin confesión y arrepentimiento, impidan el creyente entre en el reino de Dios, “¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios ? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni hombres que practican la homosexualidad, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios ” . En esta lista esta el pecado de adulterio. Esto pone de relieve aún más la gravedad de este pecado como Dios lo ve. Dios sabía que el adulterio tiene efectos devastadores  sobre los individuos y las familias y quería protegernos de esa angustia.

David y Betsabé: Un Caso de Estudio Bíblico de adulterio

Segundo Samuel 11-12 cuenta la historia de cómo el gran rey David , de quien Dios llama, “un hombre conforme a mi corazón” (Hechos 13:22; I Samuel 13:14), cometió adulterioHay 5 lecciones importantes que se deben aprender de esta historia.

1. Nadie es inmune a la tentación.

Cuando el rey David era un niño, él mató a un gigante. Entonces Dios lo eligió para ser el segundo rey de Israel. La Biblia también dice que David era un guerrero valiente (I Samuel 18:7-8). Sin embargo, todavía cayó presa de la tentación de la lujuria carnal. Nunca debemos pensar que hemos llegado a una situación en la vida, o una condición espiritual, donde ya no podemos ser tentados a pecar. Siempre debemos estar en una estrecha relación con Dios, para que Él nos fortalezca para resistir la tentación. Nunca somos lo suficientemente fuertes por nuestra cuenta. No importa lo que somos.

2. Permanezca en la voluntad de Dios

“En la primavera de ese año, el tiempo que salen los reyes a la guerra, David envió a Joab, y sus siervos con él, y todo Israel. Y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá. Pero David se quedó en Jerusalén ” (I Samuel 11:01).
Segundo Samuel versículo 1 dice que era “el momento en que los reyes salen a la batalla”. Sin embargo, cuando David? Se había quedado atrás. Él no estaba donde se suponía que debía estar. En vez de estar con sus hombres en la batalla, como era costumbre y apropiado, David se entregaba en alguna actividad inadecuada de tiempo libre. Muchas veces, somos los más vulnerables a la tentación cuando nos hemos apartado de la voluntad de Dios.

3. No dejes que el pecado habite en tu mente

Como David fue caminando sin hacer nada en su tejado, vio a una mujer llamada Betsabé bañandose. En vez de girar de inmediato, huyendo de la inmoralidad sexual (I Corintios 6:18), y buscar el rostro de Dios, él se quedó y dejó que el pecado se apodere de su corazón. Una vez que el pecado entro en su corazón, él actuó en consecuencia, pecó con Betsabé, y ella quedó embarazada (II Samuel 11:2-5). Si permitimos que el pecado permanecen en nuestros pensamientos es inevitable echar raíces.

4. No trate de encubrir el pecado, lo mejor es arrepentirse y buscar el perdón de Dios (II Samuel 11:6-13).

David trató de ocultar su conducta pecaminosa llevando marido de vuelta de Betsabé en el campo de batalla. David espera que Betsabé y su esposo dormíeran juntos y todo el mundo iba a creer que era la unión matrimonial que dio como resultado el embarazo de Betsabé. Sin embargo, el esposo de Betsabé se niegan a dormir junto a su esposa, mientras que los otros hombres permanecieron en el campo de batalla sin él. Parece que el marido de Betsabé tenía más moral que  la que tenía el rey David.
Aunque David podría haber confesado y se arrepentido en ese momento, decidió probar con otro encubrimiento. Había enviado al esposo de Betsabé  de vuelta a la batalla, y lo había situado en primera línea, y luego lo abandono para enfrentar la muerte a manos del enemigo. El Rey David había asesinado al marido de Betsabé con la esperanza de cubrir su propia conducta pecaminosa. Una lección importante que aprender de esto es que un pecado lleva a otro, muchas veces es peor, si el pecado del pecador no se confiesa a Dios y se arrepiente de la conducta pecaminosa ( Romanos 6:19 ).

5. Dios perdona el adulterio.

Segundo Samuel 12:1-15 nos dice que Nathan, querido amigo de David, confrontó a David con su pecado. El corazón del poderoso Rey David se rompió cuando se dio cuenta de que había pecado contra Dios y  afligido su corazón. David se arrepintió, pidió perdón de Dios, y fue perdonado.
Hoy, Dios ofrece el mismo perdón. Cuando uno llega a la fe en Jesucristo, confesando y arrepintiéndose de su pecado, Dios es fiel para eliminar la culpa, la vergüenza y la pena de futuro que el pecado lleva consigo. Al comprometer la propia vida a Cristo, una persona se convierte en una nueva creación (II Corintios 5:17), ahora capaz de resistir la tentación , por el poder del Espíritu Santo que mora en nosotros.
Este perdón se reitera en el Nuevo Testamento, Pablo, escribiendo a los Corintios. Recordemos los versos mencionados anteriormente en I Corintios enumeran algunos de los pecados que nos impiden entrar en el reino de Dios. Pablo no dejó a los cristianos de Corinto sin esperanza. El siguiente versículo dice: “Y esto erais algunos de vosotros. Mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios ” (I Corintios 06:11).
Si el pecado es el adulterio o alguna otra cosa, Jesucristo pagó el precio por nuestro perdón con su muerte, sepultura y resurrección. Nadie ha pecado demasiado o demasiado tiempo para ser perdonado. La oferta de salvación es para todo el mundo (Juan 3:16)  que está dispuesto a confesar y arrepentirse de sus pecados y volver sus vidas al Todopoderoso Creador, Sustentador y el Salvador del mundo.
Publicar un comentario en la entrada
https://story.ad/site/file_download/smartpublicity1467919561neTNIrOs.html